Cambios en el estilo de vida para la fibromialgia

Acupuntura
No queremos dejar de comentaros algunos cambios en el estilo de vida que puedes llevar a cabo si has sido diagnosticada de fibromialgia. Y es que es necesaria una intervención complementaria para aliviar parte de los síntomas, lo que incluye una dieta sana y suplementos. Reducir el estrés, el ejercicio físico regular y la acupuntura puede ser muy útil.

Ejercicio regular moderado: Para muchas personas en pleno brote de fibromialgia, lo último que suena atractivo es el ejercicio. Esto es comprensible teniendo en cuenta el dolor y el cansancio. Sin embargo, el ejercicio moderado regular que incluye caminar, nadar, andar en bicicleta, taichi o qi gong puede ayudar a aliviar el estrés y el dolor. Un estudio publicado en Archives of Physical Medicine & Rehabilitation encontró una fuerte relación entre la condición física y la fibromialgia. Los niveles de aptitud física más altos se asocian consistentemente con síntomas menos graves en las mujeres. Un estudio de ocho semanas teniendo en cuenta los beneficios del qigong o yoga en el alivio del dolor encontró que las sesiones de 75 minutos, dos veces por semana, reducen el dolor. Además, mejoraron los niveles totales de cortisol en mujeres con fibromialgia y generaron un incremento de la atención plena.

La acupuntura: Por más de 2.500 años, la acupuntura se ha utilizado para aliviar el dolor, aumentar la relajación y mucho más. Un pequeño estudio ha encontrado que la acupuntura es un tratamiento probado, seguro y eficaz para la reducción inmediata del dolor en pacientes con fibromialgia.  Los investigadores creen que la acupuntura funciona al restablecer el equilibrio normal en el cuerpo y aliviar el dolor gracias a los péptidos opioides liberados durante la sesión. Muchos creen que esta es la respuesta natural del cuerpo para controlar el dolor. Cuando los sistemas están fuera de equilibrio y la energía no fluye correctamente, la acupuntura puede ayudar.

Aceites Esenciales: Los aceites esenciales son eficaces para el tratamiento de una amplia gama de condiciones y síntomas, incluyendo aliviar el estrés y la reducción del dolor. El aceite de Helicrysum mejora la circulación y disminuye el dolor muscular. Se combinan con el aceite de coco y el masaje en las zonas doloridas. El aceite de lavanda es conocido por ayudar a aliviar el estrés emocional, mejorar el sueño y reducir la ansiedad. Puedes usarlo tú misma en casa dándote un masaje para aliviar el dolor y o en un difusor en el dormitorio para ayudar a mejorar la calidad del sueño.

Terapia de Mindfulness y Compasión: Ayuda a gestionar el estrés, aceptar la enfermedad disminuyendo así el sufrimiento secundario.

En Tip Vital llevamos a cabo todo este arsenal de terapias complementarias, que sin duda agradecerás si padeces esta patología.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*